PRONACIÓN Y SUPINACIÓN

Para muchos corredores y deportistas, los términos pronación y supinación pueden ser ya conocidos. Sin embargo, también puede ser que nunca hayas escuchado hablar de ellos. En este artículo, te explicaremos qué son y porqué es importante saber si uno es pronador o supinador.

La pronación y supinación del pie, de forma muy resumida, son los términos usados para definir nuestra pisada, ya que no todos tenemos la misma: unos pisan más con la parte interior del pie, otros con la exterior y otros tienen una pisada neutra.

Pronación y Supinación

¿Qué es la pronación del pie?

La pronación del pie es la inclinación natural del pie hacia dentro. Este movimiento se produce en la articulación subastragalina, justo debajo del tobillo.

Como en muchos otros casos, un exceso de pronación puede ocasionarnos problemas físicos y musculares.

¿Qué es la supinación del pie?

La supinación es el movimiento contrario a la pronación. Se produce por un exceso de rotación del pie hacia el exterior. No es tan habitual en corredores como la pronación, pero lo suelen padecer aquellos que corren con las piernas algo más separadas de lo recomendable.

Pisada neutra

Hay corredores que no sufren ni pronación ni supinación. Son los conocidos como “neutros”. Su pie pisa de forme uniforme y el tobillo no se inclina hacia ninguno de los lados, acompañando el pie en el centro.

¿Cómo puedo saber si soy pronador o supinador?

Hay muchas formas de analizar si alguien es pronador o supinador. La más recomendable es con la ayuda de un profesional, ya sea un fisioterapeuta o un podólogo.

Ellos dispondrán de las herramientas ideales para hacer un estudio biomecánico de la pisada, con lo que podrán identificar qué tipo de pisada. Por ejemplo, podemos ver un gráfico de calor del contacto de nuestros pies con el suelo, con los puntos de mayor presión resaltados. Estos estudios son ideales para identificar patologías o problemas que requieran de tratamiento (plantillas, quiropodología, etc.).

Sin embargo, hay otras formas más básicas de saber si uno es pronador o supinador:

  1. Mientras corremos en una cinta, grabar en cámara lenta desde detrás para analizar como pisamos.
  2. Analizar las suelas de unas zapatillas usadas durante un tiempo para ver qué partes tienen mayor desgaste. Esta es la manera más fácil y rápida de tener una primera impresión sobre la pisada.

¿Cómo escoger las zapatillas idóneas siendo pronador o supinador?

Una vez tenemos el diagnóstico de nuestra pisada, podemos buscar las zapatillas adecuadas. Para ello, hay que tener en cuenta varias cosas:

  • Lógicamente, priorizaremos unas zapatillas adecuadas para nuestra pisada.
  • Drop: el “drop” es la diferencia de altitud entre la parte trasera de la suela y la delantera.
  • Amortiguación

Sensaciones: aunque haya muchos aspectos técnicos a tener en cuenta, al final tenemos que estar cómodos con nuestras zapatillas. Por lo tanto, aunque seamos pronadores o supinadores, deberemos escoger unas zapatillas que nos hagan sentir cómodos y seguros cuando corremos o hacemos deporte.

La pisada ideal

Forzar el cuerpo a cambiar posturas de forma brusca y rápido sólo nos producirá lesiones y molestias, por lo que debemos dejarnos recomendar por los especialistas y seguir el tratamiento diseñado para nuestro caso.

Sólo de esta forma podremos reducir las molestias y optimizar al máximo nuestros esfuerzos para sacar el máximo rendimiento en las competiciones.