DORSALGIA: ¿CÓMO TRATARLA EN FISIOTERAPIA?

¿Qué es la dorsalgia y qué causas pueden derivarla? En este blog te explicamos qué es, qué causas y síntomas provienen de la dorsalgia y qué ejercicios son los mejores para calmar el dolor lumbar.

¿Qué es la dorsalgia?

La dorsalgia es una de las afecciones de la columna más habituales que aparece a media espalda entre las escápulas, ya sea por actividades repetidas en el tiempo o por posturas mantenidas durante una larga prolongación de tiempo. La dorsalgia aparece por varios motivos, algunos más graves como enfermedades cardíacas o pulmonares.

La dorsalgia aparece con una presión punzante entre la columna y la escápula, que irradia en la zona cervical y se agravia durante la inspiración de aire.

Existen dos tipos de dorsalgia, que veremos a continuación:

  • Dorsalgia rígida: aparece en personas de edad avanzada y con artrosis.
  • Dorsalgia flexible: aparece en espaldas con poca cobertura o insuficiente en ligamentos-musculaturas.
  • Dorsalgia mecánica: el dolor es más intenso de día durante las actividades.
  • Dorsalgia inflamatoria: el dolor es más fuerte al final del día o durante la noche, y se disminuye en los primeros movimientos de la mañana.
  • Dorsalgia crónica: se considera dolor crónico si persiste más de tres meses.
dorsalgia fisiob

¿Cuáles son las causas de la dorsalgia?

La dorsalgia puede ser provocada por diferentes causas como malos hábitos posturales, sedentarismo y trabajos de escritorio en un largo periodo de tiempo entre otros:

  • El estrés emocional continuado suele ser un motivo muy frecuente a la hora de detectar la dorsalgia, puesto que este se presenta en forma de tensión muscular en la espalda.
  • Adoptar posturas incorrectas a menudo como encorvar los hombros hacia delante, tener un ritmo de tos continuada, realizar esfuerzos repetitivos o excesivos, levantar objetos pesados de forma incorrecta, giros y movimientos bruscos o por exposición al frío.
  • Puntos gatillos miofasciales a nivel dorsal.
  • Enfermedades autoinmunes como la espondilitis anquilosante, o la artritis reumatoide.
  • Hernias discales o procesos degenerativos discales. Es la zona de la columna vertebral con menos predisposición a sufrir problemas discales, pero también pueden causar y desencadenar un cuadro de dorsalgia.
  • Lesiones o traumatismos directos como caídas o accidentes que provocan lesiones en músculos, ligamentos o las vértebras dorsales.

A pesar de ser poco frecuente, es importante consultar con el médico si el dolor dorsal se alarga durante un periodo de tiempo para descartar alguna patología, puesto que los síntomas presentados pueden ser causados por otras enfermedades graves como el cáncer o la neumonía.

Dorsalgia: síntomas

La dorsalgia no se considera enfermedad, sino que se utiliza para referirse a un síntoma que afecta la zona interescapular de la espalda. Por lo tanto, el principal síntoma de la dorsalgia es un dolor que se siente mayoritariamente en momentos de reposo, en posturas concretas o bien, generalmente a última hora del día. El dolor dorsal puede ser bilateral, puesto que se puede sentir en un lado de la espalda o bien en los dos lados. Los síntomas más frecuentes se suelen encontrar en la parte superior de la espalda, a pesar de que puede variar de una persona a otra. A continuación veremos los síntomas más comunes asociados a la dorsalgia:

  • Dolor dorsal constante o intermitente en diferentes intensidades.
  • Rigidez en la espalda que compuerta dificultades en los movimientos y flexibilidad en la columna.
  • Sensibilidad al tacto y presión en la espalda que aumenta el dolor.
  • Dificultad para respirar o respirar profundamente. En este caso la dorsalgia está relacionada con lesiones en costillas o problemas pulmonares.
  • Cambios posturales para aliviar el dolor como encorvarse o encogerse.
que es dorsalgia

Tratamiento de la dorsalgia en fisioterapia

Para poder tratar la dorsalgia, se tendrá que evaluar a cada paciente y cada caso concreto haciendo una evaluación médica para conocer los síntomas, duración y la causa del dolor dorsal de la espalda. Por otro lado, realizar un examen físico para evaluar la dorsalgia y la postura y por último, si procede, realizar pruebas complementarias como radiografías, resonancias magnéticas, etc para descartar otras patologías más graves.

En el caso del fisioterapeuta evaluará y tratará el dolor dorsal en función de:

  • Terapia manual: realizando manipulaciones, masoteràpia, estiramientos, etc.
  • Terapia invasiva: neuromodulación, electrólisis percutánea intrafistular.
  • Terapia tecnológica: superinducció, magnetoterapia, vibración, láser y diatèrmia

En cuanto al tratamiento de la dorsalgia, el primer paso para aliviar el dolor será la receta de medicamentos antiinflamatorios que suelen proporcionar una mejora si es una dorsalgia temporal. Si la dorsalgia persiste, se recomienda acudir a un fisioterapeuta para tratar el dolor que entonces viene proporcionado por más de una causa.

En el caso de la fisioterapia, las técnicas que más se utilizan para trabajar la dorsalgia son los masajes descontracturantes, los estiramientos, localización de los puntos gatillos, la terapia miofascial, y la aplicación de calor en la zona a tratar para ofrecer una relajación a la musculatura. Además, también se realiza una manipulación vertebral mediante técnicas manuales de alta velocidad y corta amplitud.

Para poder tratar los puntos gatillos se utiliza la punción seca, gracias a esta técnica relevando los síntomas desaparecen en pocos días. También, se enseña a los pacientes a mantener una higiene postural como medida preventiva y de tratamiento al mismo tiempo. Para tratar la dorsalgia también podemos encontrar una variedad de tratamientos instrumentales como el láser o la tecarteràpia y aplicaciones específicas como vendaje neuromuscular o kinesiotaping por la relajación de la musculatura a la zona dorsal.

¿Cómo prevenir la dorsalgia?

Para prevenir la dorsalgia o bien mantener una buena higiene postural, desde Fisio B te recomendamos el siguiente:

  1. Mantener unos buenos hábitos posturales tanto al andar, como al estar derecho o sentado.
  2. Realizar ejercicios que fortalezcan los músculos de la espalda y el abdomen.
  3. Cuando se tenga que levantar peso, hacerlo de forma correcta y pausada, doblando las rodillas y utilizando la fuerza de las piernas en lugar de la espalda.
  4. Realizar estiramientos regulares para mantener la movilidad y reducir la tensión en la zona dorsal.
  5. Evitar el sedentarismo durante largos periodos de tiempos.
  6. Realizar técnicas de relajación, meditación o actividades que ayuden a lliberar la tensión acumulada a causa del estrés.
  7. Mantener un peso saludable para reducir la presión adicional a la columna vertebral.

Dorsalgia: ejercicios para mejorar el dolor dorsal

  • Automasaje con pelota. Este ejercicio consiste a realizar un automasaje con pelota para relajar la espalda y zona dorsal.
  • Automasaje con un palo. Igual que el anterior, este sirve para realizar un sencillo automasaje y así relajar la musculatura de la espalda.
  • Estiramiento global. El estiramiento te ayudará a relajar los músculos y aliviar la presión y dolor.
  • El ejercicio del Gato-Perro. Este ejercicio consiste a colocarse en quadrupèdia, con las manos a la altura de los hombros y las rodillas a la altura de las caderas. Tendrás que realizar movimientos contrarios para adentro y hacia fuera con una retroversió pélvica curvando la espalda en forma de C cuando inspires y realizando el contrario cuando espires.

About the Author: FisioB

Fisiob es un centro de fisioterapia en Les Corts, Barcelona, formado por profesionales titulados y colegiados con una larga experiencia en el sector. Nuestra filosofía es la de un trato muy cercano y un tratamiento completamente personalizado para cada paciente. Nuestro centro de fisioterapia en Les Corts está equipado con todo el material necesario para ayudar a los pacientes a recuperarse completamente de sus lesiones o problemas físicos.